Re­cien­te­mente me he con­ver­tido en miem­bro de la Aso­ciación de Abo­ga­dos de Cal­i­for­nia (es of­fi­cial!) y una pre­gun­ta que reci­bo a menudo es qué con­se­jos le puedo dar a al­guien que es ex­tran­jero y pien­sa en pre­sen­tarse al ex­a­m­en de abo­gacía.

Cal­i­for­nia es un es­ta­do atrac­ti­vo para mu­chos de­bido a que es uno de los pocos es­ta­dos donde puedes pre­sen­tarte al ex­a­m­en sin haber pasa­do por la es­cuela de leyes o una maestría en el es­ta­do. Por ejem­p­lo. Puedes pre­sen­tarte co­mo un pos­tu­lante “abo­ga­do ex­tran­jero”, si mues­tras que eres un miem­bro ac­ti­vo en una ju­ris­dic­ción ex­tran­jera. Es­to hace las cosas más fá­ciles y di­rec­tas para los pos­tu­lantes.

Pero al mis­mo tiem­po, Cal­i­for­nia es un es­ta­do de­salen­ta­dor de­bido a sus ba­jas tasas de aprobación. Por ejem­p­lo, en el ex­a­m­en de Julio de 2015, aprox­i­mada­mente só­lo el 14% de los pos­tu­lantes abo­ga­dos ex­tran­jeros apro­baron. Y es­ta situación fue sim­i­lar en otras edi­ciones del ex­a­m­en.

Por lo tan­to, la pre­gun­ta es — ¿qué puedes hac­er co­mo pos­tu­lante ex­tran­jero para prepararte? Aquí te en­trego al­gunos con­se­jos des­de mi ex­pe­ri­en­cia al pre­sen­tarme al ex­a­m­en el mes de julio pasa­do.

1. Elige el cur­so ade­cua­do para ti

Es prác­ti­ca­mente im­posi­ble pasar el ex­a­m­en de abo­gacía sin tomar uno de los cur­sos de preparación. Afor­tu­nada­mente para mi, al no ten­er un em­pleador que pague el cur­so por mi, pude ele­gir li­bre­mente el cur­so que quería.
Themis, Ka­plan y Bar­bri “pre­sen­ta­do” en Stan­ford, y ca­da vez que fui a vis­i­tar­los, ca­da uno me re­galó un “li­bro de mues­tra” para preparar el ex­a­m­en. ¡Li­bro de mues­tra! Enormes cuadernil­los de cer­ca de 1000 pági­nas llenos de in­for­ma­ción sin or­ga­ni­zación clara para mi. No lo iba a lo­grar nun­ca en el perío­do de 8 se­m­anas des­de la grad­uación has­ta el ex­a­m­en de abo­gacía con ese tipo de preparación.
Así que ha­cien­do un poco de in­ves­ti­gación en la web elegíBar­Max. Era el cur­so ade­cua­do para mi por varias ra­zones:

* Es el úni­co cur­so ori­en­ta­do a prac­ticar, no a “es­tu­di­ar”.Este cur­so viene con pre­gun­tas reales de MBE y En­sayo, con li­cen­cia de la NCBE y Cal­Bar. Con MBE, es­to sig­nifi­ca que du­rante el tiem­po de prác­ti­ca, puedes ten­er una idea re­al de qué tan bi­en lo es­tás ha­cien­do. Los en­sayos son cor­regi­dos por el equipo Bar­Max de an­tigu­os ex­am­i­nadores, y el pro­ce­so de cal­i­fi­cación es rápi­do y fá­cil — en prome­dio recibí co­men­tar­ios ac­er­ca de mis en­sayos en­tre 12 y 36 ho­ras de­spués de haber­los pre­sen­ta­do. Es­to fue de gran ayu­da, no só­lo para saber có­mo es­ta­ba sino que tam­bién para en­trar en el es­ta­do emo­cional cor­rec­to, reafir­man­do que las cosas no es­ta­ban tan mal co­mo temía y al mis­mo tiem­po que de­bía prestar mucha aten­ción a có­mo se hace un en­sayo y a las cosas que bus­can los ex­am­i­nadores.

El cur­so se en­focó en lo que real­mente im­porta­ba: ¡prác­ti­ca, prác­ti­ca y más prác­ti­ca!

* Ho­rario de es­tu­dio flex­i­ble. Mu­chos ami­gos se que­ja­ban de que nun­ca po­drían seguir el ho­rario de Bar­bri y eso era in­creíble­mente desmor­al­izador. Quería evi­tar eso para mi.

En mi situación, un ho­rario flex­i­ble era es­pe­cial­mente im­por­tante de­bido a que nece­sita­ba prepararme en un ho­rario di­ario “cor­to”. Es­ta­ba em­baraza­da de 6 meses de mi se­gun­do hi­jo, con un be­bé de 20 meses en casa, y tam­bién es­ta­ba tra­ba­jan­do de for­ma re­mo­ta con mi bufete en Buenos Aires. Además de un vi­a­je in­ter­na­cional in­es­per­a­do a casa por tra­ba­jo que me ale­jó por un par de días. Nece­sita­ba efi­cien­cia y efec­tivi­dad.

Afor­tu­nada­mente, la app de Bar­Max real­mente me per­mi­tió preparar y cam­biar mi pro­pio ho­rario, al mis­mo tiem­po de darme la con­fi­an­za de que era posi­ble lo­grar­lo sin sen­tirme abru­ma­da. En la prác­ti­ca, ter­miné preparán­dome por alrede­dor de 6–7 ho­ras por 8 se­m­anas, y de­bido a mis com­pro­misos, al­gunos días fueron dis­tin­tos de otros. Em­pez­a­ba a las 8 y ter­mina­ba a las 3 pm, con des­can­sos pe­queños para cam­i­nar, com­prar café o al­morzar. Ha­cia el se­gun­do mes, au­men­té a 7 días a la se­m­ana, usual­mente 4 ho­ras los sába­dos y domin­gos.

Aunque al prin­ci­pio me sen­tí mal por cam­biar el or­den de las lec­ciones, o por irme de la bib­liote­ca antes que mis com­pañeros de clase (es­pe­cial­mente aque­l­los sin hi­jos, ¡que se qued­a­ban ahí has­ta las 7 u 8!), o en gen­er­al sien­do más cre­ati­va y flex­i­ble en cuan­to al cur­so, me di cuen­ta de que al fi­nal eso era lo que fun­ciona­ba mejor para mi.

* La ven­ta­ja. Un iPad gratis. So­porte tele­fóni­co y por correo elec­tróni­co es­tu­pen­do cuan­do lo nece­sité.

Más con­se­jos en la se­gun­da pub­li­cación so­bre pre­sen­tarse al Ex­a­m­en de Abo­gacía de Cal­i­for­nia co­mo ex­tran­jero. —> Pub­li­cación 2